Miedo a perder el control: Trastorno de pánico

 

 

El problema de Ana: Una historia bastante común

Ana tiene 27 años. Es estudiante de ultimo curso de medicina. Últimamente se encuentra estresada por su situación académica. Es su último año de carrera y siente la obligación de aprobar ya que su situación económica no pasa por su mejor momento. Se encuentra en un momento decisivo de su vida y no se encuentra muy segura de sí misma. Además, hace un par de días se sintió muy nerviosa en clase. Hoy tiene un examen importante de una asignatura complicada de la carrera. De forma repentina e inesperada, en el momento del reparto del examen, comienza a sentirse muy angustiada. Ha comenzado a sudar por las manos y nota como las pulsaciones se le disparan. La opresión que percibe en su pecho no le deja respirar. De repente, su mente empieza a preocuparse por su sensaciones corporales, siente que ha perdido el control sobre su cuerpo y que algo grave está a punto de ocurrirle. Piensa que se está volviendo loca y que se va a desmayar ya que su corazón late de forma descontrolada. En ese momento decide escapar de la situación. Se levanta de su asiento y sale corriendo del aula.

El caso de Ana es un claro ejemplo de un ataque de pánico. Muchas personas han experimentado algo parecido en algún momento de sus vidas. Todas estas experiencias vienen precedidas de un miedo intenso y persistente ya sea a perder el control, a sufrir un infarto, a desmayarse en público… Las sensaciones son muy intensas y se experimenta un pavor repentino e inesperado. Esto genera en la persona la sensación de que puede repetirse en cualquier momento y que va a ser incontrolable. Por lo tanto, empezará a evitar las situaciones relacionadas con el pánico. Y este es el verdadero problema, la persona abandona progresivamente las facetas importantes de su vida que puedan tener alguna relación con la ansiedad y el pánico. Esto provoca un deterioro de la vida, de los objetivos cotidianos y de los valores personales.

Síntomas del ataque de pánico:

El ataque de pánico puede reflejarse en diferentes niveles: a nivel corporal, a nivel mental y a nivel de comportamiento. A nivel corporal se puede experimentar dificultad para respirar, vértigo, nauseas, taquicardia sudoración y síntomas gastrointestinales.. A nivel mental se suceden una serie de pensamientos catastróficos como » voy a perder el control», «voy a tener un infarto», «voy a desmayarme», » tengo que salir de aquí»… A nivel de comportamiento la persona tratará de huir de la situación y evitar situaciones futuras relacionadas con el episodio de pánico. Las consecuencias a nivel personal van desde evitar situaciones de la vida, aislamiento, depresión, generalización a otras situaciones y miedo intenso a abandonar situaciones tranquilas o manejables.

¿ Y qué puedo hacer si sufro ataques de pánico?

La buena noticia es que el tratamiento  del trastorno de  pánico es uno de los más efectivos a nivel psicológico y se observa la mejoría del paciente desde las primeras sesiones. La terapia pasa por reconocer los síntomas, manejar los pensamientos catastróficos de forma adecuada, control de la respiración y la exposición gradual a las situaciones temidas. A su vez, mejorar  el autoconocimiento, el autocontrol y reducir los factores estresantes.

Si sufre de ataques de pánico no dude en ponerse en contacto con un especialista. En la clínica Fuente de las Batallas podemos ayudarle.

Francisco García Moreno. Especialista en psicoterapia y desarrollo personal.

 

 

About the Author :

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH