¿Los trastornos mentales pueden afectar a la capacidad de conducción?

Una de las preguntas más frecuentes que surgen tanto en las consultas de psicología como a la hora de obtener y renovar el permiso de conducción es hasta qué punto estar diagnosticado de una enfermedad mental puede afectar a la conducción o si afecta de forma restrictiva a la hora de obtener la licencia.

Para conducir de forma segura es muy importante mantener las facultades mentales y físicas en unos niveles óptimos que favorezcan la atención, la concentración y la reacción ante los estímulos que pueden aparecer mientras se conduce. Es por ello que los trastornos mentales que afecten a estas facetas pueden ser susceptibles de ser revisados por un especialista y podrán ser aprobados, contraindicados  o restringidos para la conducción si estos  pueden suponer riesgo para la seguridad vial. En todo caso, siempre va a depender de un informe emitido por un facultativo (médico o psicólogo) que podrá, en base a los criterios establecidos, permitir la obtención o la prórroga del permiso de circulación.

A grandes rasgos, existen tres bloques diferenciados de trastornos mentales que pudieran afectar a la conducción:

  • Los que conllevan deterioro cognitivo, pérdida de memoria, atención o concentración. (Delirium, demencia, trastornos cognoscitivos, TDAH o CI inferior a 70).
  • Los que conlleven pérdida de contacto con la realidad, incoherencia o capacidad asociativa así como trastornos del sueño ya sea por ausencia o por aparición repentina incontrolable (esquizofrenias , trastornos disociativos, trastornos delirantes, trastornos psicóticos, narcolepsia o insomnios incapacitantes).
  • Los que conlleven trastornos del estado de ánimo o de personalidad que impliquen riesgo tanto para uno mismo como para los demás ( depresión severa con riesgo de suicidio, trastornos de personalidad que conlleven conductas antisociales con riesgo para la seguridad o trastornos explosivos intermitentes agresivos).

Para concluir, es de importancia remarcar que el hecho de poseer un diagnóstico de estos trastornos mentales o algunos de sus síntomas no excluye necesariamente de poder conducir quedando, a última instancia, en decisión y criterio del facultativo

About the Author :

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH