¿Sabes si es lo mismo incapacidad que minusvalia?

Es importante diferenciarlos pues aunque sean términos parecidos no son lo mismo y en Clínica Fuente de las Batallas vamos a intentar explicarlas, pero además guiarte sobre qué organismo tiene las competencias para reconocerlas.

¿Qué entendemos por minusvalía o discapacidad ( no incapacidad)?: es la consecuencia de una deficiencia física, psíquica o sensorial de una persona. No tiene por qué ser  coincidente con una incapacidad. Se considera minusválido toda persona que tiene un 33% o más de menoscabo global( de disminución física, psíquica o sensorial).

La competencia para reconocer si existe o no minusvalía y su grado corresponde al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Una persona con minusvalía tiene ventajas fiscales, medidas de fomento para su contratación, medidas de reserva de puestos de trabajo y otras ayudas que se establecen en la legislación vigente en cada momento.

¿Cuándo hablamos de incapacidad?: es una situación en la que la persona padece una enfermedad o padecimiento físico o psíquico que le impide el desarrollo de su actividad laboral, bien de forma transitoria o permanente( tras haber estado en tratamiento adecuado).

La competencia para declarar la calificación de incapacidad o invalidez, así como la determinación de su grado corresponde al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

Existen distintos tipos de incapacidad permanente. De menor a mayor gravedad son: parcial, total, absoluta y gran invalidez.

  1. Incapacidad permanente parcial: significa que la persona está limitada para algunas de sus tareas profesionales fundamentales, pero puede seguir realizando su profesión. Por ejemplo: una peluquera desarrolla una alergia al tinte. Además de teñir, sus labores habituales consisten en cortar y peinar a los clientes. Esta trabajadora sería susceptible de una incapacidad permanente parcial ya que a pesar de poder seguir trabajando como peluquera no podría desempeñar la tarea de teñir siendo una actividad no única, pero importante para la prestación de servicios. Es decir, su incapacidad le permite realizar las principales funciones de su trabajo pero con un rendimiento más bajo del normal.
  2. Incapacidad permanente total: significa que la persona no puede realizar su trabajo habitual. Por ejemplo: una persona que tiene una limitación importante de la movilidad de las piernas, con dificultad para estar de pie y su trabajo consiste en limpiar cristales, en este caso, no podría realizar su actividad habitual pero sí puede desempeñar otro puesto, por ejemplo administrativo.
  3. Incapacidad permanente absoluta: significa que esta persona no puede realizar ningún tipo de trabajo. Ejemplo: una persona que sufra un Trastorno depresivo mayor de tipo crónico que le impida no sólo el ejercicio de su profesión sino también el acceso a la formación necesaria para el desarrollo de una nueva ocupación laboral y el mantenimiento de la misma.
  4. Gran invalidez:el trabajador además de no poder desarrollar ninguna profesión, necesita de una tercera persona para realizar los actos más elementales de la vida diaria. Ejemplos: tetraplejias.

Viendo todo esto:

¿Puede una persona tener una minusvalía y no tener una incapacidad?  Sí, por ejemplo una persona con secuelas importantes de poliomielitis y que puede desarrollar su trabajo de profesor

¿Puede una persona no tener una minusvalía y sin embargo tener una incapacidad? Sí, por ejemplo un pianista, que tiene una disminución  de la movilidad de un dedo que le impide el desarrollo de su actividad y sin embargo no llega a ser minusválido ( no llega a tener un 33% de menoscabo global).

About the Author :

Leave a Comment

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH